transporte accesible

En esta sección pretendo compartir historias, momentos de mi día a día como persona con discapacidad , movilidad reducida y usuario de silla de ruedas. Lo hago con la intención de entretener, dar otro punto de vista de ahí el título «desde otra altura» si además logro que cambie la perspectiva de alguna persona o empresa mejor que mejor. Hoy nos centramos en las dificultades de accesibilidad en cuestiones de movilidad, concretamente el transporte público accesible.

Son las nueve de la mañana cualquier día estás en la parada del bus y comienza a llover después de unos minutos llega el bus levantas la mano derecha indicando al conductor que quieres subir. El autobús para y se dispone a desplegar la rampa comienza a bajar y a medio camino se vuelve a introducir nuevamente en su posición inicial en incluso en otras ocasiones ni siquiera se despliega. Tras esto, el conductor se acerca y te comenta que no funciona que vas a tener que esperar al siguiente con lo que no te queda otra que esperar 40 minutos al siguiente o pedir un taxi adaptado dónde vas a gastar el doble de dinero. Es una situación incomprensible y bastante frustrante.

Tras todo lo mencionado anteriormente, y según  el Real Decreto 1544/2007, de 23 de noviembre, donde se detallan las condiciones básicas de accesibilidad de este tipo de transporte dictan que este se considera accesible si  permite cualquier persona satisfacer sus necesidades  de desplazamiento de forma autónoma. Para conseguirlo será necsario  que las estaciones o paradas tengan las características adecuadas que permitan el uso adecuado de las mismas, y esto no hace referencia sólo a las personas usuarias de sillas de ruedas, sino también para todas las personas con discapacidad o que tengan necesidades especñificas de movilidad. Además, los vehículos deberán tener las condiciones de diseño y soluciones técnicas necesarias para permitir a todas las personas comunicarse, ser entendidas, y que  por tanto, se de la interacción necesaria para lograr un transporte accesible de forma universal. Un servicio que cumpla esos requisitos de accesibilidad universal no sólo beneficia a las personas con discapacidad sino al conjunto de la ciudadanía al completo.

A modo de conclusión, consideramos necesario que todos los elementos que intervienen en el transporte público urbano paradas, marquesinas, vehículos, aplicaciones móviles etc. requieren un mantenimiento continuado para que su uso sea pleno por parte de todos los ciudadanos y sea por tanto, un transporte público accesible.

Estas han sido algunas de las dificultades de accesibilidad durante mi uso del transporte público. Si tienes alguna duda o quieres aportar tus experiencias no dudes en contactar con nosotros!!!