En esta nueva sección pretendo compartir historias, momentos de mi día a día como persona con discapacidad , movilidad reducida y usuario de silla de ruedas. Lo hago con la intención de entretener, dar otro punto de vista de ahí el título «desde otra altura» si además logro que cambie la perspectiva de alguna persona mejor que mejor.

Comencemos con la historia de la entidad bancaria…Vas por la calle y decides entrar en una entidad bancaria y la puerta de forma incomprensible abre en tu propio sentido lo cual hace que abrir dicha puerta sea una misión imposible o complicada cuanto menos. Empiezas a tirar de la puerta y se te cierra. La silla de ruedas la mueves hacia adelante y hacia atrás como si estuvieras bailando el cruzaito cosa un poco lamentable si eres arrítmico como es mi caso.

De buenas a primeras , sale personal de la sucursal hasta la calle se planta frente a ti y te pregunta… ¿No me digas que quieres entrar?

Y te dan ganas de responder : Nooo, el ayuntamiento me ha  contratado para comprobar el estado de las bisagras de la puerta… Pero si, si quería entrar gracias.
Una vez dentro, esperas tu turno para ser atendido, al llegar el momento ves que el mostrador queda demasiado alto e intentas comunicarte lo mejor que puedes con la persona que sen encuentra al otro lado. Pones la silla de forma perpendicular al mostrador para acercarte lo máximo posible. Tras un par de minutos jugando a pasar el mensaje y que medio banco se entere de la gestión que quieres realizar, deciden salir de detrás del mostrador y atenderte personalmente.
La conclusión de todo esto, la accesibilidad no es poner una rampa o mejorar los elementos arquitectónicos solamente, la accesibilidad es también una cuestión de actitud.
Espero que les guste mi relato de como es un día a día con discapacidad motora!!! si quieres compartir tus experiencias contacta con nosotros.